sábado, 24 de enero de 2009

DE TÍAS VA LA COSA

Hay una especie poco estudiada en el ámbito familiar que cobra un protagonismo enorme cada vez que nace un nuevo ser; LAS TÍAS o tatas o como quieras llamarlas, pero son indispensables en el desarrollo de ese nuevo ser y muchas veces de la nueva mamá.
Mi hijo tiene muchas tías, algunas de sangre y otras postizas pero igualmente válidas. Por parte de padre tiene tres,por ahora y aunque estan muy lejos y nos las vemos demasiado le hablo de ellas. Hablamos de cuando en cuando por telefono y nos ponemos al corriente de los progresos de nuestros pequeñines. Y por parte de madre, o sea yo, tiene dos. Dos gallinas viejas como ellas se hacen llamar. Mi hermana mayor ha pasado a ser en mi casa Tata Tere, pues bien Tata Tere le "muerde el culo" y lo estruja cada vez que lo ve. Ella que ha visto crecer a sus dos hijos y convertirse en hombres pues ya tiene 25 años, está viviendo esta renovación del titulo de Tía con mucho entusiasmo y cariño. Cuando no nos vemos, hablamos por telefono y le tengo que contar todo lo que hace mi hijo. Y mi otra hermana o lo que es lo mismo Tía Nena vió crecer mi barriga en el embarazo cada milimetro pues me hacia visita cada día a las ocho y así sigue para que el peque no se extrañe de que no viene. Ella es la tía de los juegos; del tras-tras, de tirarse al suelo, de cantar, de bailar y de mucho más.Mi hijo se vuelve loco cada vez que escucha el timbre porque sabe que viene ella.También tiene un hijo pero ya ha cumplido los 15 años, este fué y sigue siendo mi pequeñin.
Cada persona de la familia le da al niño algo distinto pero si en una cosa coincidimos todos es en darle amor, mucho amor y es que ser Tia es algo muy especial, es quizas lo mas parecido a ser abuelos o eso me parece a mí, ya que puedes disfrutar del niño sin tener que "educar" cuanto más te dediques al ocio con el peque mejor tia eres y por si fuera poco las tías y tatas son las culpables de que entren en tu casa cosas como una batería, una guitarra electrica, panderetas, maracas y cualquier juguete ruidoso o plastilina, rotuladores y todo según dicen ellas para el buen desarrollo del pequeño, pero no importa, o por lo menos eso espero porque yo en mi papel de tía cuanto más ruido hace un juguete mejor......
También suelen ser de gran ayuda, si es que han tenido hijos, como es mi caso, porque suelen aconsejar sin atosigar,no son como las abuelas que en seguida quieren disponer....(sin mala intencion pero suele ser así. Ellas prepararon la habitacion para cuando llegamos del hospitaly si necesito algo no tengo mas que abrir la boca, si digo que al niño le gusta algo ahi están al instante......
Otro día hablaré de abuelosy de los tíos pero hoy le ha tocado a las Tias maravillosas de Guillermo. Gracias por estar ahí,porque vuestro "peloto" como llaman a mi hijo disfruta muchisimo con ustedes.

2 comentarios:

Noelia la mama de Dani dijo...

Hola Gloria, gracias por visitarme y dejarme ese consejito que por cierto tienes que decirme como se llama para pedirlo en la farmacia (si no te importa).
Jeje, mi hijo también tiene muchas tías, aunque son mas las postizas que las de sangre! Por ahora a todas las llama igual "eeehhheeeee" jiji pero tengo unas cartulinas con las fotos de la familia para que no se olvide de nadie. Le encanta mirarlas y gritarles cosas,jeje.
Bueno enhorabuena por tu blog y ya sabes que soy seguidora tuya.

Besos desde Ponferrada.

María Hernández dijo...

POR ALUSIONES

La primera vez fui "tata" casi a los 15 años y para estrenarme nada más y nada menos que gemelos. Ellos fueron mis "piticlines" durante muchos años. Cuando me separé de ellos, con apenas 3 años y medio, algo se rompió en mi corazón y no paraba de llorar. Su existencia era muyyy importante para mi; más de lo que puedan imaginar. Hoy, con 25 años, siguen teniendo esa parte de "tata" de mi corazón y nadie y nada lo podrá cambiar.
En cambio, "mi peloto" ha llegado casi a los 40, pero no por éso flaquean mis ganas de botarme al suelo, bailarle o hacerle tonterías; las tatas estamos para éso y para lo que sus papás necesiten.
Los hijos de mis hermanas, son retoños de lo que más quiero y por éso es un amor incondicional, de dentro, del corazón.
Mis primeros sobrinos me pillaron "de novata", pero este "peloto" me ha pillado "embobada" perdida y encantada.
Por éso, mientras sus padres no cambien de domicilio, ni de cerradura,jejeje, iré, cada día, a ver su dedito mientras me señala esperando que su Tía Nena le haga una payasada para reir.
La risa de mi sobrino es una de las mejores cosas de la vida, de mi vida.
Gracias, hermanas, por haberme dado la oportunidad de ser "tía o tata", sin vosotras no lo hubiera logrado, jajaja.
Firmado:
Tía Nena o tía Nie